San Agustín, la puerta española a la libertad de los esclavos ingleses