La aprobación entre los hispanos del país de la gestión del presidente de EEUU, Barack Obama, cayó al 47%, frente al 62% de abril de 2013, según una encuesta conjunta divulgada recientemente por las cadenas Telemundo y NBC, y el diario Wall Street Journal.

Sobre el rumbo que lleva el país, el 56% de los hispanos señaló que va por el camino equivocado.

Entre las preocupaciones, una de las principales para este colectivo es la reforma migratoria, que sufrió un nuevo revés esta semana cuando un juez de Texas paralizaba la iniciativa.

En este sentido, un mayoría amplia de los hispanos, un 77%, cree que la reforma debe incluir una vía para que los indocumentados obtengan la ciudadanía, una cifra algo más baja que el 82% de abril de 2013.

No obstante, y pese a la frustración por el bloqueo legislativo de la reforma, los latinos siguen considerando que el partido demócrata es mejor que el republicano en el tratamiento de los asuntos de inmigración, con un 41% frente al 19%.

Desde las elecciones presidenciales del año 2000 en la que los republicanos comenzaron a dirigir parte de sus campañas a los votantes hispanos en estados como California, Texas o Florida, esta comunidad ha aumentado su protagonismo en el desarrollo político del país convirtiéndose en una parte clave del electorado para el partido político que quiere llegar a la Casa Blanca. Por ejemplo, para las midterms de este año el número de hispanos con derecho a voto volvió a ser un récord ya que 25,2 millones de personas tuvieron la oportunidad de votar.

Esta cifra, en principio, favorece al Partido Demócrata ya que, siguiendo los datos de la última elección presidencial de 2012, el 70% de ellos se registraron como votantes demócratas. Sin embargo, el malestar de la comunidad hispana con el presidente Barack Obama, que ha vuelto a sufrir un retraso en la Reforma Migratoria; el aumento del número de deportaciones en los últimos 4 años hasta niveles registrados en la presidencia de George Bush o la gestión de la crisis de la frontera de México de este verano, en la que miles de menores de edad intentaban cruzar a Estados Unidos sin acompañantes legales adultos, no asegura que los hispanos sean fieles a su tendencia demócrata en las próximas elecciones.