El 57% de los votantes hispanos apoya a los demócratas, siete puntos menos que en 2010