El Senado de EEUU aprueba la ley de la “vía rápida” para que Obama pueda negociar tratados comerciales