Estados Unidos podría alcanzar la independencia energética en 2035