Las claves del debate republicano más civilizado de la campaña