Desde el pasado 18 de noviembre, la representante demócrata por California, Linda Sánchez, liderará el Caucus Hispano del Congreso de Estados Unidos. Su predecesor, el presidente saliente Rubén Hinojosa, permanecerá en el cargo hasta el próximo mes de enero.

Sánchez, hija de inmigrantes mexicanos, desembarcó en el Capitolio en 2003. No será la primera mujer en llegar a la presidencia del Caucus. Anteriormente ya ocuparon esta posición Nydia Velázquez, Lucille Roybal-Allard y Grace Napolitano.

El nuevo equipo de dirección de la bancada hispana en el Congreso estará integrado además por Michelle Luján-Grisham, de Nuevo México, Joaquín Castro, de Texas, y el recién electo Rubén Gallego, de Arizona.

Entre las funciones que deberá desempeñar como Presidenta, destaca la labor de dar mayor visibilidad al grupo hispano, la defensa del Obamacare, lograr un mayor acceso a la educación de este colectivo e impulsar la aprobación del aumento del salario mínimo, entre otros asuntos. «Espero con interés trabajar con los líderes del Congreso y que nuestra pertenencia al CHC eleve nuestra voz en defensa de temas importantes para nuestra comunidad, incluida la reforma migratoria integral, el derecho al voto, las oportunidades económicas y la educación», aseguró la legisladora el día de su elección.

El CHC es el grupo demócrata integrado por 21 legisladores de descendencia hispana que desde el año 1976 defiende los derechos de este colectivo en Estados Unidos. A pesar de que está abierto a miembros de todos los partidos, actualmente son todos demócratas, pues los republicanos se separaron de la bancada hace años y formaron la Conferencia Hispana del Congreso.