Los políticos en Estados Unidos buscan el voto hispano para las elecciones de noviembre