La prensa internacional se hace eco de nuestra denuncia