Los problemas internos de los demócratas en el Senado