Un Obama autocrítico que no pierde el humor