Washington DC no tira la toalla, y a menos de dos meses de la celebración de las elecciones legislativas en Estados Unidos,  intensifica su lucha histórica por convertirse en el estado número 51 de la Unión. De esta manera, sus 645.000 residentes comenzarían a tener representación en el Congreso.

Pero el Distrito ha dado un paso adelante en el proceso. El debate sobre las “condiciones de estado” de Washington DC obtuvo la pasada semana, por primera vez en dos décadas, una audiencia en el Senado.

El Distrito de Columbia nació el 16 de julio de 1790 como distrito federal de la nueva nación para diferenciar la capital del resto de estados y en virtud del deseo de los Padres Fundadores (especialmente James Madison) de que ningún estado individual tuviera una influencia excesiva sobre el Congreso.

Sus 645.000 residentes pagan al año más de 20.000 millones de dólares en impuestos federales a pesar de no tener voz sobre el presupuesto nacional: es el único territorio de EEUU que contribuye a las arcas públicas sin tener representantes en el Congreso ya que los puertorriqueños no pagan impuestos federales.

Del total de votantes de la capital, el 76% son demócratas. Por tanto, Washington daría dos representantes seguros en el Senado y uno en la Cámara de Representantes al Partido liderado por Obama, de ahí la crónica oposición republicana a que la capital obtenga el estatus de estado.

El senador Tom Coburn, republicano de Oklahoma y un miembro de alto nivel de la comisión, está de acuerdo en que los residentes de DC «sufren una injusticia», pero no cree que este proyecto de ley ofrezca una solución realista

1 2 3 4 5 viagra chemist warehouse Table 2 shows the analysis of variance for the four groups for the five components..

. Según afirmó, “el proyecto no tenía ninguna posibilidad de pasar el Congreso y sin duda moriría al llegar a la Cámara”.

El pasado lunes se llevó a cabo por primera vez en dos décadas el debate de la condición de estado de Washington DC al Senado con una audiencia en la comisión que preside, la de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales, sobre una ley que introdujo en 2013 el senador demócrata Delaware Thomas Carper, cuando asumió el cargo.

Esta norma, que con toda seguridad no se someterá a voto antes de las elecciones legislativas de noviembre, establece que el Distrito de Columbia se reduzca a la porción de terreno que ocupan la Casa Blanca, el Capitolio y el National Mall y el resto de lo que hoy es Washington DC se convierta en el estado 51 de la Unión bajo el nombre de Nueva Columbia.

En julio, Barack Obama se convirtió en el primer presidente en el cargo en respaldar la condición de estado del Distrito de Columbia. “Yo vivo en DC, así que estoy a favor”, dijo en un acto municipal.