El español que puso la primera piedra de la Casa Blanca