565.000 niños hispanos podrían beneficiarse del Plan de Educación Preescolar de Calidad