La primera boda en EEUU la protagonizaron dos españoles