El Quijote motivó a la primera hispana del Tribunal Supremo