Daniel Ureña, en una sesión de la Fundación Alternativas