El número de niños menores de 12 años que ha cruzado la frontera de EEUU sin acompañante ha aumentado un 117% en relación a 2013