Felipe VI señala la “extraordinaria fuente de riqueza económica” que supone el español