La tasa de desempleo en Estados Unidos se sitúa en su nivel más bajo desde octubre de 2008