La Universidad de Notre Dame, contra Colón