El pasado 27 de marzo se celebró la 94ª edición de los Premios Óscar en el Dolby Theatre de Los Ángeles. Una gala marcada por la polémica, pero en la que la presencia hispana estuvo presente, como en otras galas anteriores. Por la alfombra roja desfilaron dos españoles míticos de Hollywood como lo son Penélope Cruz y Javier Bardem. Aunque estaban nominados a mejor actriz y mejor actor respectivamente, ninguno de los dos logró alzarse con la estatuilla dorada. A pesar de ello, la representación española no se fue con las manos vacías. Los premiados en esta ocasión fueron Alberto Mielgo y Leo Sánchez por El limpiaparabrisas (The Windshield Whipper) a mejor cortometraje animado.

La esperanza de la comunidad hispana estaba depositada en la película Encanto, un filme de animación nominado a tres estatuillas. Finalmente, lograron alzarse con el galardón a mejor película de animación. Encanto es una película estadounidense, pero con una alta presencia hispana en su producción. La coproductora, Charise Castro Smith, tiene ascendencia cubano-puertorriqueña. Y casi toda la banda sonora, responsables de que la película estuviera nominada a mejor canción y música original, es de origen colombiano.

Ariana DeBose, estadounidense de ascendencia puertorriqueña, coronó la gala con el Óscar a mejor actriz de reparto por su interpretación en West Side Story. El resto de hispanos nominados se quedaron finalmente no lograron alzarse con la estatuilla dorada. Guillermo del Toro repitió nominación a mejor película por Nightmare Alley. Los españoles Javier Bardem y Penélope Cruz a mejor actuación por Being the Ricardos Madres paralelas respectivamente. Tampoco salieron premiadods Hugo Covarrubias ni Tevo Díaz, nominados por Bestia, en la misma categoría que Mielgo y Sánchez.

El idilio hispano con los Óscar: una historia llena de éxitos

El primer latino en ganar un Óscar fue José Ferrer, puertorriqueño, que se llevó el galardón a mejor actor por Cyrano de Bergerac en 1951. Ninguna mujer se ha hecho con el de mejor actriz aunque once años después su compatriota Rita Moreno se llevaría el de mejor actriz de reparto por West Side Story. En 1953 y 1957 Anthony Quinn ganó el mismo premio en categoría masculina por ¡Viva Zapata! y El loco del pelo rojo, convirtiéndose en el único mexicano con dos premios, aunque volvería a ser nominado en  1958 y 1965 a mejor actor, pero no llegó a recibirlo.

En la categoría de actores de reparto les siguieron Benicio del Toro en 2001 por Traffic, y los españoles Javier Bardem en 2008 por No es país para viejos y, un año después, Penélope Cruz por su papel en Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen. En 2014, Lupita N’yongo, de origen mexicano aunque criada en Kenia, ganó el Óscar a mejor actriz de reparto por su papel de Patsey en 12 años de esclavitud.

En el área de mejor película extranjera solo seis películas en español lo han conseguido. Cuatro españolas (Volver a empezar de José Luis Garci, Belle Epoque de Fernado Trueba , Todo sobre mi madre de Pedro Almodóvar y Mar adentro de Alejandro Amenábar) y dos argentinas (El secreto de sus ojos de Juan José Campanella y La historia oficial de Luis Puenzo). Almodóvar repetiría premio en 2003 con Hable con ella, Óscar a mejor guion. Más recientemente, en 2018, el argentino Sebastián Lelio recibió la estatuilla por Una mujer fantástica.

En categorías musicales la representación hispana siempre ha estado presente. Entre otros, el premio a la mejor música original fue para el argentino Luis Enriquez Bacalov en 1996 por El cartero mientras que la mejor banda sonora fue para el también argentino Gustavo Santaolalla en dos años consecutivos, 2006 y 2007, por Brokeback Mountain y Babel. El único Óscar que ha ganado un uruguayo fue para Jorge Drexler en 2005 a mejor canción por Al otro lado del río de Diarios de motocicleta.

También hay nombres hispanos en los premiados en categorías artísticas. mejor dirección artística es un premio que han ganado el mexicano Emile Kuri por The Heiress y 20 mil leguas del viaje submarino, el argentino Eugenio Zanetti por Restoration, así como Eugenio Caballero Pilar Revuelta por El laberinto del fauno en 2007.

Mientras que mejor fotografía fue para el chileno Claudio Miranda por La vida de Pi en 2013, y el mexicano Guillermo Navarro por El laberinto del fauno en 2007. Beatrice De Alba, por Frida en 2003 ganadora a mejor maquillaje es otro de los nombres que completan la lista de hispanos con un Óscar en su carrera. En tres ocasiones consecutivas levantó Emmanuel Lubezki el Óscar a mejor fotografía por Gravity (2014), Birdman (2015) y El Renacido (2016).

Los últimos hispanos en hacerse con un Óscar han sido Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón. El primero, de origen mexicano, recibió dos estatuillas doradas, a mejor director y mejor película, por La forma del agua. Y, el segundo, también de México, a los dos Óscar ganados en 2013 por Gravity, sumó en 2018 otros tres por una de sus obras maestras, Roma.