“Y Bernardo de Gálvez entró en Washington”