Bernardo de Gálvez, a un paso del Congreso de Estados Unidos