“¿Declaración de intenciones?”, por Daniel Ureña