«Donde sí se reivindica la Hispanidad», por Daniel Ureña