Juan de Miralles, el amigo alicantino de Washington