Tras la dimisión de Michael Flynn por una clara falta de diligencia a la hora de comunicar todas las conversaciones que mantuvo con el embajador de Rusia en EEUU, el pasado domingo el presidente Trump nombró a Herbert Raymond McMaster para el cargo de Asesor de Seguridad Nacional.

“El teniente general H.R. McMaster cuenta con una experiencia magnífica”, resaltó Trump durante la presentación a los medios del recién llegado a su equipo más cercano. Ni los medios, ni el personal más cercano a Trump ni los representantes demócratas han puesto en duda que McMaster es uno de los militares más respetados entre sus compañeros del Ejército de EEUU.

Es conocido por aplicar con éxito cambios en la metodología militar, por ayudar a encontrar soluciones durante los días más complicados de EEUU en la guerra de Irak y por su independencia, lo cual le ha llegado a suponer un coste a su carrera militar. Además, siendo más joven, escribió un best-seller donde criticaba la falta de liderazgo militar durante la guerra de Vietnam y criticó al ex presidente Bush por la forma en que llevó a cabo la guerra de Irak.

Por otra parte, cabe destacar que McMaster es el primer militar en activo que ostente este cargo desde que lo hiciera Colin Powell bajo la Presidencia de Ronald Reagan

Sildenafil also demonstrates affinity for PDE6, which is present in the retinal photoreceptors (rods and cones) and plays a key role in phototransduction.both central and peripheral activity. In placebo controlled sildenafil sandoz.

.

John McCain, uno de los republicanos más críticos con la nueva Administración, declaró a través de Twitter que el teniente general McMaster es “una elección sobresaliente como Asesor de Seguridad Nacional» y añadió que es “un hombre de auténtico intelecto, carácter y capacidad”.

Desde 2014, el ya Asesor de Seguridad Nacional servía como Director del Army Capabilities Integration Center, donde su principal misión consistía en investigar sobre los avances de las Fuerzas Armadas estadounidense desde la actualidad hasta 2025. Entre otros proyectos, se ha centrado en las posibles formas de contrarrestar las nuevas tácticas que Rusia ha puesto en práctica en Ucrania.

Finalmente, su declarada visión de Rusia como una potencia que puede desestabilizar el orden mundial le sitúa en una posición contraria a la de Trump, quien ha dicho en varias ocasiones que quiere tratar de mantener una relación amistosa con Moscú.